miércoles, 18 de febrero de 2009

A un pollito

...Y un huevo frito. Si tuvieses sentimentalidad, pollito, te darías cuenta de lo terrible del acto de freir un huevo. Te comemos sí. Y con mucho gusto. Por aquí se relamen con vosotros. Unos empiezan por la yema del huevo: unos con pan, otros con patatas, otros con los dedos. Otros empiezan por la parte más insípida para llegar triunfantes a la franja soleada.

Si los pollitos dominasen el mundo, nisiquiera seríamos para ellos un manjar sabroso, en nada le somos apetitosos. No le servimos ni para eso. Posiblemente, nos dirían que le enseñásemos cómo nos organizamos. Pero eso sería ¡ay! su gran desgracia.

A un pollito, la actividad cotidiana de mirarse a un espejo, no le significaría nada. Pero, tristemente, para nosotros este acto significa el principio de nuestra codicia.
Pero la vida no está para estas contemplaciones ni sentimentalidades. Sí pollitos, llámenme malvada, porque lo harían con mucha razón. En nada reparo en vuestros sentimientos y vuestro derecho a la vida, cuando lamo y relamo vuestra yema con la yema de mis dedos.

Algunos han reparado en vuestra tragedia. Sin embargo, desconozco que Esopo os dedicara una de sus fábulas.
Yo conocí a un viejecito que lloraba por este terrible drama de convertir a los pollitos en huevos fritos... él observaba en cólera acechante en las esquinas para rescatar a unos y otros, arrinconándolos en un lugar desconocido del mundo. Si los pollitos tuviesen literatura, para mí que lo habrían llamado "Héroe". Los pollitos habrían alzado un monumento ensalzando las virtudes de su salvador.

Pero déjalo ya pollito! Yo solo quiero parar de estudiar unos minutos y por eso frío un huevo. O porque no quiero pensar más. Y sin embargo son tantas las veces que dañamos inconscientes de ello.

No me mires así pollito. Puedo imaginarte con tus ojos doloridos fijos en mi boca. No te voy a decir que tú no lo harías mejor, porque francamente, sería mentirme a mí misma y mentir al reino entero de los pollitos.

2:13 de la madrugada. Friendo un huevo antes de seguir estudiando.

Queridos blogueros, tengo muchas ganas de pasear por vuestros nidos (perdonad que los llame nidos, es que estoy inmersa en la psicología de los pollitos), pero los exámenes me oprimen y me obligan a concentrar todas mis fuerzas en leer temarios muy poco gustosos. Un abrazo fuerte a todos. Pronto estaré de vuelta, para bien o para mal.

33 comentarios:

  1. muy lindo este post, y conozco un santuario de
    pollitos, lo ví en "pollitos en fuga", todos ellos se salvaron de ser pasteles, un gran beso

    ResponderEliminar
  2. No te sientas mal, la gran mayoría de huevos que son consumidos no han sido fecundados, así que no estás consumiendo un embrión sino un óvulo.

    ResponderEliminar
  3. La vida es una gran fiesta, nos comemos unos a otros. Tampoco el pollito siente piedad por la lombriz que se engulle, y además vivita y coleando.

    Hasta pronto, Maguita, que rindas bien y que vuelvas a visitarnos pronto.
    Besos
    REL

    ResponderEliminar
  4. Bueno todos sabemos lo que son los exámenes. Cuando yo estaba en Valladolid en una residencia universitaria, había un chico que salía al pasillo y gritaba..."Me lo sé todo". A ti te da por freir un huevo a las dos de la máñana. Mujer, como tengo algunos conocimientos en nutrición...no lo frías. Cuécelo, sé que no es lo mismo, pero...

    Besix y suerte en tus exámenes-

    ResponderEliminar
  5. primero las obligaciones, nadie va a hacer las cosas por vos
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    bye.!

    ResponderEliminar
  6. ¡Me encanta tu nido y me siento como en casa! Pasate por mi nido cuando quieras, wapa.

    ResponderEliminar
  7. ¡Con lo que me gustan los huevos fritos!
    En serio, la vida es una cadena... y unos nos comemos a otros, y no sólo en el sentido alimenticio.
    Estudia mucho preciosa, y que te vayan bien los exámenes.
    Un besote muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Ufff!!!! buenisimo, ya hasta me dio hambre.

    ResponderEliminar
  9. Nunca antes acaricié sentimiento de culpa alguno cuando le hincaba el diente a cualquier producto fruto de la transformación de un huevo.

    No veía esos ojos del pollito mirándome fijamente desde la sartén o el plato en el que había convertido en homogeneo producto el resultado de darle con el tenedor a un par de huevos.

    Y tras la lectura de tu post, sigo exactamente igual.

    Eso sí, una sonrisa apareció en mi rostro.

    Estudia, maga.
    Estudia y fríe huevos.
    Seguramente en alguna de estas dos cosas puede estar fraguándose tu futuro.

    O quizás en las dos.. ¿quién lo sabe?.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. - Hasta pronto hermosa Maga. En la cadena alimentaria todos nos vamos devorando. Besos y suerte. Ade

    ResponderEliminar
  11. Inteligentísimo relato Maga. A veces la cotideaneidad esta llena de sorpresas.
    Un gran abrazo.
    Christian.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno... muy bueno... q imaginacion tienes maga, haces poesia de la nada... un huevo frito te inspiro... es realmente asombroso.
    saludos querida!!!!

    ResponderEliminar
  13. Vale, tía. Yo, en vez de un huevo frito, prefiero dos.
    Me alegro de tu creatividad, durante el tiempo que tardaría me imagino en calentarse el aceite.
    Una pregunta tonta. Un pollito, claro está, no sirve para mucho, ¡claro!. Pero... ¿para qué sirve un ser humano?.
    Un abrazazo, no de madrugada, pero casi.

    ResponderEliminar
  14. jajajajaja, me cago en buda. Soy un completo analfabeto, creía que el título del blog era "manga girls" y extraña sorpresa la mia cuando me encuentro esto, un puto blog sobre pollos con una foto de ese gilipollas de Mohandas Karamchand Gandhi (le metía por el culo su jodida resistencia no violenta) en vez de una ristra de imágenes de jovencitas con grandes pechos sujentando tentáculos-penes.

    Esto me pasa por leer la primera letra de cada palabra.

    Bonito blog. Suerte.

    ResponderEliminar
  15. Por cierto, quita esa puta mierda de verificar la palabra. No lo soporto, y dudo que venga un roboc a spamearte.

    ResponderEliminar
  16. Justo eso pensarían los cronopios de comer pollitos!! los cronopios y los pollitos se deben de entender muy bien.
    ...Lastima que pensaba desayunar un pollito, mejor buscare otra cosa... lindo tu blog y gracias por seguirme.

    A veces pienso que las evaluaciones son obsoletas... pero volteas y ves a cada piedra.

    ResponderEliminar
  17. aaaaa.... porque les hablas de su cruel realidad???

    que bueno que no sabes piar. a mi no me gusta el pollo, pero los huevos aunque tengan mucho colesterol los disfruto.

    ResponderEliminar
  18. Lo siento, superTramp, no sientes colmados tus deseos, además de que el problema es tuyo, no nuestro. Creo que mejor navegas por tus querencias, nosotros disfrutamos así por las nuestras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Un pollito con arroz sería rico...sin huevo, por favor

    ResponderEliminar
  20. Bonitas letras e interesante forma de ver las cosas.

    me esta entrando hambre..... : )

    ResponderEliminar
  21. A mi tambén me dan pena los pollitos. Cuando era niña los veía romper el cascarón, horas y horas mirando, hasta que asomaban su cabecita piando y los ayudabaa salir. Despues los cuidaba y les daba de comer pan mojado las semanas siguientes. Muy bueno el texto. Un abrazo.

    Pd.: lo de Tramp ¿es una broma?...Es muy agresivo. No creo que tu espacio tan colmado de magia pueda provocar comentarios como ese. Defiendo este espacio como un lugar mágico y especial.

    ResponderEliminar
  22. Ay Dios, creo que estás estudiando demasiado...

    Besos, y suerte¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  24. Maga! Te imaginé friendo ese huevo con una ternura milenaria, inusitada...no sé que me pasa con tus letras, pero me atrapan...

    suerte con tus exámenes! se te echa de menos por estos rincones

    un beso

    ResponderEliminar
  25. me encantass..alas 2 de la madrugada poniendote en el papel de un pollito si esq ers demasiado especial!

    ResponderEliminar
  26. que bonita madrugada... estudiando y cojiendo fuerzas para seguir estudiando...
    Un huevo frito o un vaso de leche calentita.
    Un abrazo sincero
    Lluis

    ResponderEliminar
  27. fantástica la visión desde el lugar del pollo!
    un beso.

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado tu forma de contarlo. La verdad que sorprende y agrada! un saludo

    ResponderEliminar
  29. mm interesante reflexion sobre un huevo...

    ResponderEliminar
  30. Es realmente genial. Permíteme aplaudirlo. Me gusto mucho. Un verdadero placer conocer tu espacio y leerte. Te felicito.

    ResponderEliminar